miércoles, 29 de junio de 2011

UNA MALETA QUE CAMBIÓ LA HISTORIA



Todos conocemos el hecho de que el 18 de julio de 1936 se produjo un levantamiento de parte del ejército español contra el poder legalmente establecido por las elecciones de febrero de ese año. Los militares no estaban de acuerdo con el sesgo que estaba tomando el país tras la victoria del Frente Popular en dicha cita electoral y las medidas tomadas por ese gobierno encabezado por Manuel Azaña: reforma del ejército, Ley Agraria, limitación de privilegios a las clases acomodadas, todo ello aderezado con los hechos de la Revolución de 1934 en Asturias o la autodeterminación de Cataluña.
Un grupo de militares conspiró encabezados por Mola, al que llamaban El Director. Todo estaba preparado para noviembre de 1936, pero los acontecimientos de ese inicio de verano lo precipitó todo, sobre todo con el asesinato del político ultraconservador Calvo Sotelo por parte de miembros de la Guardia de Asalto (lo que actualmente es la Policía Nacional). Mola era el cerebro militar, junto con Francisco Franco o Kindelán. Pero el personaje clave en la rebelión era el general Sanjurjo, quien ya había fracasado en un intento de golpe de Estado años antes y que estaba exiliado en Portugal. Sin embargo, los hechos se torcieron y quien iba a ser el jefe político del levantamiento murió en un accidente de aviación cuando regresaba a España para ponerse al mando de las operaciones.
Un avión fue a recoger al general al aeropuerto de Santa Cruz, en Lisboa. El piloto, Juan Ansaldo, contempla cómo la comitiva del general se dirige hacia el aparato y ve alarmado cómo uno de los asistentes de aquél arrastra a duras penas una maleta. Ansaldo dice que la maleta no puede subir porque no pueden tener exceso de peso porque la avioneta va cargada de combustible y la pista de despegue de demasiado corta finalizando en un pequeño bosque. El asistente se mosquea e increpa a Ansaldo diciendo que la maleta contiene condecoraciones y uniformes de gala de Sanjurjo, uniformes que tendrá que usar para la entrada triunfal en Madrid. No iba a ir el general sin sus uniformes de gala en una ocasión tan importante…, ¡¡¡faltaría más!!!
El piloto hace un gesto de resignación y coloca la maleta en el avión. Hay que tener en cuenta que, además del peso explicado anteriormente, el general Sanjurjo era un hombre muy grueso. La avioneta comenzó a avanzar por la pista. Ansaldo lleva el motor a tope de revoluciones para que en el momento de elevar el aparato, toda la potencia acumulada permita despegar a pesar del peso de la maleta y del general. Una vez despegado, las ruedas de la avioneta chocan contra los árboles y provocan el accidente y la muerte del general Sanjurjo.
Este hecho cambió la historia. Franco comenzó a mover los hilos de la rebelión, tanto a nivel militar como a nivel político para hacerse con el poder con astucia hasta hacerse con el poder. ¿Otro ejemplo más de la baraka legendaria de Francisco Franco? Es posible. A medida que iba avanzando la contienda civil que se produjo después del levantamiento Franco fue quedándose solo en el mando de la “Nueva España” tras la muerte de los más peligrosos enemigos políticos que tenía, es decir, Mola y José Antonio Primo de Rivera. Sin embargo, es curioso que algo tan simple como una maleta tuviera una incidencia tan grande en la Historia de España.
Por: José Antonio

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada